Sobre el botox
0 votos

Sobre el botox

Imagen de la inyecciónLas líneas de expresión, comúnmente llamadas “Patas de Gallo” o “Arrugas del Entrecejo”, son las marcas que se producen en la piel como consecuencia de la realización de un mismo movimiento muscular o gesto miles de veces.

La toxina Botulínica (conocida comercialmente con el nombre de botox , ha sido utilizada durante más de 20 años con fines terapeúticos y desde hace unos 8 años en el campo de la cirugía plástica y estética.

La Toxina Botulínica es una toxina proteínica purificada producida por una bacteria denominada “Clostridium Botulinum”.

Existen diferentes tipos de toxinas producidas por esta bacteria, no obstante, sólo se ha utilizado la clasificada como “tipo A”.

Si bien estamos hablando de una toxina, el botox (Toxina Botuliíca tipo A) no produce en absoluto efectos colaterales adversos, ni complicaciones de ninguna clase.
Esto se debe a que las cantidades utilizadas en el tratamiento de las líneas de expresión son muy pequeñas y no llegan a diseminarse por el resto del organismo.

Funcionamiento

La toxina botulínica, bloquea la transmisión del impulso nervioso a nivel del músculo. Esto produce su debilitamiento e interfiere por lo tanto con su función de contracción. De esta manera, al estar el músculo en reposo, la piel que lo cubre se relaja y las líneas de expresión se van suavizando y disminuyendo progresivamente hasta desaparecer en muchos de los casos, así como de prevenir la aparición de otras nuevas.

Las principales areas tratadas con la toxina, suelen ser las líneas de expresión de la frente, el entrecejo, las patas de gallo y el cuello.

Procedimiento

El procedimiento se realiza con el paciente sentado. La técnica consiste en inyectar pequeñas cantidades de BOTOX® a nivel de los músculos que producen las líneas de expresión. Para lograr esto, el cirujano plástico le pide al paciente que contraiga los músculos que van a ser tratados y con una inyectadora y una aguja muy delgada, infiltra la sustancia.

Los efectos de la toxina, comienzan a notarse a partir de los 5 a 10 días después de su inyección y tienen un efecto aproximado de unos 4 a 6 meses. Las líneas de expresión mejoran gradualmente en un periodo de a 12 semanas aproximadamente, dependiendo de cada paciente en particular.

Una vez concluida la infiltración de la Toxina Botuliíca tipo A , el paciente debe mantenerse en una posición erguida durante unas 4 horas, hasta que la toxina se distribuya y actúe efectivamente a nivel del sitio de conección del nervio con el músculo.

El procedimiento puede repetirse una vez desaparecidos sus efectos. Se ha demostrado que mientras más infiltraciones reciba el paciente, mayor será el período de acción de la toxina botulínica.

Fuente: Publispain

Gracias por compartir :)

Deja tu comentario

Debes estar logged in para responder a un comentario.