Oral-B: mi nuevo truco de belleza
0 votos

Oral-B: mi nuevo truco de belleza

oral-beHace pocos días me llegó a casa el cepillo Oral-B Vitality Colour Edition, a través de una empresa de mensajería y gracias a la página web Bloguzz, que no hace otra cosa que acercar a los bloggers y las marcas, mandándoles productos para que los prueben y escriban sobre ellos desde su punto de vista.

Por si fuera más casualidad, en Marzo me quité la ortodoncia después de dos años con ella y este cepillo eléctrico me ha venido como anillo al dedo ya que ahora mismo estoy especialmente pendiente de la limpieza de mis dientes.

Para un buen cepillado hay que apoyar los filamentos del cepillo a lo largo de los dientes y realizar un movimiento de rotación (nunca de manera horizontal salvo en las caras de masticación). Además también es importante limpiar la lengua con el cepillo para mejorar el aliento y eliminar más bacterias.

Lo ideal es cepillarse los dientes después de cada comida para eliminar de todas las superficies la placa dental y los restos de alimentos, por no hablar que con el cepillado prevenimos enfermedades bucodentales nada agradables de padecer.

Pues bien, nunca había tenido un cepillo eléctrico y he de decir que el resultado es mucho mejor (al menos eso he experimentado los primeros días) que con otros cepillos y sobre todo es ideal para aquellas personas que no sepan cepillarse bien los dientes pero no lo saben.

Con el cepillo eléctrico de Oral-B también descubres que es perfecto para el que tenga pereza cepillarse los dientes, ya que el cepillo hace (casi) todo el trabajo. Sólo hay que ir pasando el cepillo por nuestros dientes para que uno a uno se vaya limpiando en profundidad. El truco está en que rota muy rápido y además el cabezal tiene una forma de manera que pueda llegar hasta a los huecos interdentales.

Como datos más técnicos, tengo que comentar que el cepillo tarda en cargarse completamente 16 horas (hay que conectarlo a la luz) y la batería dura 20 minutos, por lo que rinde bastante. Además se puede dejar el cepillo conectado todo el día a la corriente que es imposible que se estropee. Lo que hay que cambiar es la parte de la “escobilla” que se cambia cada 3 meses o si se desgasta mucho, antes. Este cepillo en cuestión ronda sobre los veinte euros, y cada cabezal unos 10 euros, nada descabellado para el trabajo que realiza.

En definitiva ha sido una experiencia muy grata y por mí ya se pueden ir a la basura los cepillos convencionales.

Deja tu comentario

Debes estar logged in para responder a un comentario.

1 Comentario