Polvos translúcidos
0 votos

Polvos translúcidos

A la hora de maquillarte, los polvos translúcidos son esenciales en tu neceser si te salen brillos. Los polvos translúcidos aterciopelan la piel y nos da un acabado natural. Ahora bien, hay que aplicarlos bien para sacarles un resultado óptimo.

¿Cómo se aplican los polvos translúcidos?

Ante todo, es importante la limpieza del rostro, por lo que, como ya sabemos, antes de maquillarse hay que lavarse la cara y eliminar todo tipo de impurezas adheridas a la piel. Además, a parte de los correctores que hay que poner antes del propio maquillaje, es importante que nos apliquemos en el rostro algún tipo de crema para antes del maquillaje, ya que, aunque no nos guste, cada vez que nos maquillamos estropeamos un poco la piel.

Una vez preparado el rostro, aplicamos los polvos translúcidos. Es importante tener una brocha grande y tupida, como la brocha que os recomendábamos con los polvos minerales (brocha kabuki) pero, yo la recomiendo aún más grande, ya que es para todo el rostro y así es más difícil que nos quede algún punto de la cara sin maquillar.

Haz especial hincapié en la zona T, que es dónde salen más brillos: frente, nariz y barbilla. Vigila también las zonas típicas de la cara que se suelen olvidar: cerca de las orejas, debajo de la nariz y muy importante, ¡el cuello!

Una vez aplicados los polvos translúcidos, tarde o temprano su efecto irá disminuyendo, sobre todo si pasas muchas horas fuera de casa. Para prolongar su efecto, siempre puedes llevar encima papel matificante, que no es más que un papel que absorbe la grasa del rostro. Recomendamos volver a dar otra capa de polvos tras usar el papel matificante, ya que así se obtienen otras tantas horas de maquillaje perfecto (o casi).

Deja tu comentario

Debes estar logged in para responder a un comentario.