Reducción de pecho: mitos y consejos
0 votos

Reducción de pecho: mitos y consejos

Hoy vamos a hablar sobre la reducción del pecho. Vamos a ver qué hay que hacer, cómo quitar las cicatrices, en qué casos se aconseja hacerlo y en cuáles no. Hay muchos mitos sobre cirugía estética, y muchos miedos, pero no deja de ser un paso por quirófano, con lo cual es algo que hay que pensártelo dos veces.

Se aconseja en muchos casos porque las pacientes que suelen someterse a esta operación tiene problemas físicos, típicos como problemas de espalada por el peso excesivo de los pecho. La reducción mamaria se puede realizar a cualquier edad, pero los cirujanos plásticos generalmente recomiendan esperar hasta que el desarrollo del pecho se ha detenido.

Disminuir el tamaño de las mamas se realiza mediante la extirpación de grasa, tejido mamario y piel, haciéndolas más pequeñas, ligeras y firmes. Además puede reducir el tamaño de la areola. La finalidad de la mamoplastia de reducción es proporcionar a la mujer unos pechos más pequeños y con una forma más proporcional al resto de su cuerpo.

Esta cirugía suele ser en la mayoría de los casos muy segura. Pero hay que tener cuidado con el proceso postoperatorio, ya que hay que cuidarlas cicatrices, ¿cómo? El aceite de rosa mosqueta ayuda a la cicatrización y a regenerar la piel, pero hay que tener mucha constancia. Exactamente igual que en el postoperatorio de un amento de pecho, las revisiones periódicas con tu cirujano son esenciales.

Esperamos que esto haya resuelto algunas de vuestras dudas, y sobre todo, consultad con vuestro médico antes de pensar en meteros en quirófano.

 

Deja tu comentario

Debes estar logged in para responder a un comentario.